La filosofía de la rehabilitación del cortijo es la de mantener la tipología popular como estrategia bioclimática. Esto se traduce, en este clima, en muros con gran inercia térmica: huecos estudiados tanto en posición como en tamaño que pudieran funcionar como captadores en invierno (ventanas relativamente grandes a sur-este y sur-oeste) y protegidos en verano, patios y aperturas de ventilación cruzada para aprovechar vientos dominantes de levante y poniente, y finalmente disposición de las estancias en la orientación adecuada según su uso y temporalidad.
Además se ha tenido especial atención a la selección de materiales, prefiriendo materiales locales, sanos y ecológicos.
Se ha dedicado especial atención al apartado del agua, recurso muy escaso en esta latitud, diseñando sistemas para minimizar el consumo y captar aguas pluviales y reutilizar las diferentes aguas usadas en la vivienda.
Las fuentes de energía para aportes energéticos son renovables. El agua caliente sanitaria y la que se utiliza en el suelo radiante así como  la electricidad provienen de sistema de energía solar.

Materiales
cannabric1Además se han utilizado materiales sanos y ecológicos, tanto en su proceso de producción como en su posterior reciclaje.  La cal de los revestimientos y morteros y la mezcla de  cáñamo, cal y tierra de los muros (www.cannabric.com), suelos y techos son materiales que transpiran y facilitan un ambiente sano, con temperatura y humedad constantes. Además en su mayoría son materiales locales o de zonas muy cercanas. Por último son materiales que no requieren mucha energía ni en su fabricación ni en su transformación a residuo.

Gestión del agua
Otro de los aspectos claves de la rehabilitación es el estudio del ciclo del agua. Estamos en un entorno dónde no tenemos suministro de agua. Esto nos ha llevado a realizar una especial gestión del agua. Se han realizado dos aljibes enterrados, uno para recogida del agua de nuestra propia cubierta y otra para suministro del agua del camión-cuba que nos lleva el agua al cortijo. Esta en proyecto la recuperación de un antiguo aljibe de bóveda que recogerá el agua de la cuenca de las colinas cercanas. Todos los aparatos sanitarios disponen de medidas de ahorro como difusores que disminuyen el caudal.
En cualquier caso la mejor gestión del agua se hace a través de un uso responsable de la misma.
Además se hace una recogida diferenciada de aguas grises (duchas y lavabos), para su utilización en el riego, y aguas negras (wc y pilas de cocina) que se depuran de forma específica en una fosa séptica con filtro biológico.

Si quieres saber más sobre este tema puedes contactar con www.agranel.org